Pluritemática - 29 diciembre, 2017
por Susana García Vázquez

Comentario sobre el film “Los Modernos”[1]

                                                                Lo más importante que viví, es la certeza que “hacerlo posible” sólo depende de uno mismo. A “Los modernos” la hicimos posible contra todo pronóstico.  Marcela Matta [3]

Madurar es afrontar la situación y dejar de ser el centro de tu vida, dejar de estar siempre en el foco.“. “Ser condescendiente con el público para mí es el infierno del arte”. Mauro Sarser [4]

 La primera vez que vi la película fue un impacto para mi, pensé que el cine uruguayo había alcanzado un punto de inflexión. Con posterioridad leo entrevistas publicadas sobre los realizadores, que frente a esos comentarios puntualizan: El cine es cine, no pensamos en término de cine uruguayo. Y vaya si Los modernos es cine!

Y en tanto tal, desde mi punto de vista  es literatura, imagen, música, poesía, valores, ideología. Afecto y discurso. Encuentros  encarnados: los personajes vibran, se angustian, se enojan, se desean, dudan, son pusilánimes, se escapan, mienten, sufren, se divierten. . . como nosotros, “son” nosotros. No importan las anécdotas o tales o cuales aconteceres del film, importa la capacidad de transmisión a través de vivencias, pensamientos, de entrecruzar historias como las de la vida,  para dar cuenta de este modo de los conflictos humanos con humor, con ternura, con pasión y con  una naturalidad asombrosa.

Cuando digo naturalidad,  sé que el film es fruto de una rigurosidad, de un compromiso profundo consigo mismos y con el mundo. Pero hay una naturalidad en el modo que fluyen, cambian, surgen las relaciones entre los personajes, que me parecen “personas”

La segunda vez que la vi, pude disfrutar mucho más de su humor, de su música, de su ironía y me resultó una película musical, cosa que descarté porque ningún crítico serio afirmó eso, sin embargo me encontré leyendo esto que dice Mauro Sarser:

“Es una cuestión musical. Hay gente que filma una película, la edita y después la musicaliza. Cuando la estás escribiendo ya te estás imaginando los sonidos .. .” Y la película tiene una estupenda integración con la música que pauta las distintas situaciones. Gardel, Fattoruso, Di Yorio, Gavioli, Raciatti y Bach

Y también leí a Marcela Matta y alguno de sus poemas y cuando le preguntan por qué la poesía es la menos leída de toda la literatura, ella responde: “La poesía está en todo, en la literatura, en la vida, en el cine”.

Y el film es un modo de mostrar de modo excepcional la capacidad poética y musical de los dramaturgos.

Se plantea a lo largo de la película reflexiones y perspectivas muy diversas, de las que elegiré algunas.

El debate modernidad-postmodernidad, cuya complejidad no se puede desarrollar en este texto, por lo que  me limito a decir que la película hace honor a su título. Es moderna, acentuaría aún más: modernísima!Es un largo y gran relato sobre el ser humano, sus circunstancias y sus conflictos, enfrentados todos al drama en que elegir conlleva siempre la pérdida.

Y este es un aspecto que queda muy acentuado en el film, en particular en las figuras masculinas y en Fausto en forma destacada. Cuando su amigo Martín se casa, él hace una crítica sobre la fiesta, sobre el apartamento que estrenarán en donde no hay nada personal, todo fue elegido por el diseñador y Clara le dice: “Bueno él la eligió” y Fausto responde: No eligió nada!!!

Y creo que esa es una dificultad por la que el personaje atraviesa en todo el film. La dificultad de elegir. La intolerancia a perder!!

Pero esa intolerancia sigue sosteniendo un relato propio de la modernidad.

Gombrich [5]el historiador de arte, con su radicalidad moderna que peca de exceso, dice que la plástica, como disciplina artística y como forma de transformación del mundo y el hombre,  termina en los años 80.

Tal como vi el film, me parece que Mauro y Marcela sin radicalidad alguna y con ternura y humor nos dice que es necesario recuperar los relatos y que la llamada post modernidad es autoritaria y conservadora. Aspecto con el que estoy de acuerdo pero además es gratificante que sea esa generación que nos lo digan y nos lo recuerden. Este recurso de introducir a Gerardo Bleier, programa televisivo  que yo veía siempre y sin bostezar, aunque ahora pueda reírme de mi misma y de su relato,  -al respecto pienso cuánto ha cambiado el lenguaje, la forma del discurso!, en estos años- pero sin embargo sostengo con los realizadores,  que el posmodernismo es “una carcaza, un conservadurismo disfrazado de vanguardia”[6]. Y este personaje y ese programa de otro tiempo nos lo traen con profundidad y con humor.

Entonces la propuesta de la película enfatiza la importancia de los relatos, eso implica recuperar las palabras, cosa que queda muy marcada en la obra de teatro con la pareja desnuda y sentada en silencio que termina en ahorcamiento y gritos guturales.

Sin palabras hay actos, hay violencia, hay dolor innombrable. Esa es también tarea del psicoanálisis, apalabrar. Pero esas palabras tienen que estar encarnadas, como la de estos personajes, que trasmiten de mil maneras su pensar y su desear. Su rabia y su ternura. Su miedo y su coraje.

También es significativa la forma de expresión cinematográfica poco uruguaya –para decirlo con humor- , acerca de como muestran Montevideo. Qué ciudad tan bella! Siempre pienso que es  hermosa y creo que es porque es mi ciudad. Pero ellos nos mostraron que es “realmente” bella!

Otro aspecto que quiero destacar es que la película tiene una visión moderna pero muy actual también sobre los hombres y las mujeres y yo agregaría sobre sus diferencias.

Este énfasis en las diferencias también forma parte del relato de la modernidad.

Mauro es inseguro, huidizo, no quiere comprometerse, se asusta, su trabajo es freelance. Ser libre, sin ataduras. A quién le quiere vender el alma este intelectual tierno y conflictivo? Es un Fausto quiere un conocimiento absoluto de los conflictos humanos?  ¿Acaso quiere vivir sin perder?

Clara, nombre significativo el de Noelia Campo, con un extraordinario e impecable papel. Es clara! firme, responsable, trabajadora, estable, comprometida, sabe lo que quiere y lo busca aunque no lo encuentre. Con aceptación de su lugar de madre, marca cierto sometimiento que no puede eludir. Pero al mismo tiempo traza su camino, ella sí sabe esperar y confía en sus capacidades.

Como pareja son deseantes, tiernos, se divierten y sufren, pero lo que más los une es la forma intensa de compartir sus cuerpos y la forma de ver el mundo.

El contrapunto como pareja es Martín y Paula, pero  también se quieren.

También hay ternura en el encuentro entre Clara y Ana. Ternura, deseo, pasión y naturalidad. Y también son verdaderas: Clara le dice que ella no es lesbiana que le interesa explorar ese mundo pero…. Fernanda responde:  “Mejor! El mundillo de las lesbianas me tiene harta, estamos todas con todas”. Y este es un problema que encontramos en la clínica los psicoanalistas. Esta repetición de lugares, de cruces de relaciones es un motivo de conflicto y sufrimiento, que favorece los celos, la angustia, las rivalidades, la vivencia de abandono.

Los dramaturgos dan cuenta de encuentros amorosos ya sean homosexuales, heterosexuales o triangulares, donde queda marcada la elección de objeto, el otro siempre es otro, no surge nunca la confusión, ni la promiscuidad y en donde lo que se juega es siempre lo amoroso.

Yo pensé que el film daba cuenta de una cierta perspectiva feminista. Las mujeres tienen la capacidad de decir la verdad, de decirse las cosas. “Brujas verdaderas!”

Me pregunté Marcela Matta impuso su perspectiva femenina? Sin embargo Fausto/Mauro parece muy cómodo con ese relato. Le dice a Clara que si fuera mujer sería lesbiana, que le resulta muy erótico y aquí también este énfasis en lo femenino y sus misterios, el continente negro del que hablaba Freud, pero en realidad es el enigma siempre irreductible del placer del otro, que siempre será incognoscible, pero en el film surge particularmente significante en relación a la mujer.

También ese Fausto que trata de eludir compromisos que no quiere hijos, que quiere ser libre, de pronto condena el aborto! No sólo en Fernanda, también censura a su amigo, como va a abortar Paula! Y eso es toda la película. Los personajes no son personajes, somos nosotros, contradictorios, sorprendentes, conflictivos.

Y como se ha dicho reiteradamente es una película poco uruguaya por la forma con la que los autores tratan, expresan y trasmiten la sexualidad. La pasión junto a la ternura, el amor, en encuentros gozosos y deseantes. Lo furtivo. Aquí se abre todo un capítulo psicoanalítico en torno al deseo y la bisexualidad humana. También podríamos hablar de los modos culturales de la represión psíquica. En este relato nada es violento o por lo menos yo no lo registro. Hay separaciones pérdidas, dolor, abandono, mentiras, verdades, pero como es la vida, conflictiva y dramática porque es la estofa humana, pero también amorosa y bella.

Una de las cosas que escuché posteriormente es que la película se desliza demasiado tiernamente sobre los asuntos, algo así como que no está marcado el conflicto, ni la angustia.

Incluso Mauro Sarser en el intercambio que tuvimos, cuando yo intento hablar del “problema de la sexualidad” me dice riéndose: “Ah! la sexualidad es un problema?”Y si la sexualidad es un problema. Así la pensamos los psicoanalistas, pero eso no necesariamente impide el placer.

Tal como yo  vi el film, la sexualidad es un motivo de conflicto y de angustia. Los personajes tratan de tramitar sus conflictos como la mayoría de los humanos: cambiando de objeto, lo que obliga a la búsqueda; repitiendo, dando cuenta de la dificultad de resolver; idealizando; fantaseando; enojándose; ocultando; eludiendo; provocando.

Como dijo uno de los analistas presentes, es una película sobre el amor. Y el amor siempre en riesgo de perderse, permite las esperas, tolerar los fracasos, experimentar situaciones nuevas.

Clara se angustia cuando no logra permanecer en una relación más comprometida con Fausto y se enoja como modo de manejar esa situación, pero  no se detiene, busca nuevas formas de seducir a Fausto, sostiene el deseo.

Fausto se angustia cuando pierde a Clara, pero al mismo tiempo quiere separarse porque quiere eludir tanto compromiso, o sea está en conflicto, también  con Fernanda. Es bella, no tiene hijos, es también otra mujer que “resuelve”, se arriesga, sabe lo que quiere. Pero él no pude resolverse, porque “pierde” a Clara. Siempre el otro como señuelo, como imposible.

Marcan con intensidad el conflicto con la libertad, con la fantasía que todos tenemos de “ser libres”.  (“¿Libre como un taxi?” Nos dice Clara). Para “ser libres” es necesario evitar las ataduras familiares, las parejas estables, los hijos, los trabajos estables, pero también muestran que no es posible. Porque es una película moderna, así que la fragmentación, el todo vale, la promiscuidad, la indiferencia, el recurso de la droga, del alcohol, de los psicofármacos, no es un recurso.

Y la resolución dramática, pero también, absurda, humorística es siempre sin moralinas, así sencillamente, terriblemente, el ser humano no es libre. Está multideterminado por su historia, por su cultura, por su genealogía, por los vínculos que establece, por su deseo. Y esto será muy grave? Tal vez sólo se necesitan recursos internos. Y los autores dan cuenta de cuánto  les importan y comprometen los conflictos humanos entre las mujeres y los hombres.

Para finalizar y sin abordar muchos otros aspectos extraordinarios de la película,  transcribo un fragmento de la entrevista a Mauro Sarser y un poema de Marcela Matta:

Yo trabajo desde la pasión. Desde las cosas que me alucinan. Me alucinan los conflictos humanos, me parecen fascinantes. Las mujeres, los hombres. El drama. Los conflictos de alta tensión. La dinámica que puede tener una película a nivel de emociones. Me apasiona. Entonces trabajás desde ahí, desde lo que querés ver, desde lo que querés sentir, no desde el miedo a lo que vayan a pensar o de cómo te vean otros”. Mauro Sarser  [7]

Poema malo.  –  Marcela Matta [8]

Amo, con este amor de madre pues lo soy
y te bordo pañuelos a mano
y te tejo esa manta que te abriga
y pongo ese plato de sopa allí sobre tu mesa
y te escribo un poema.

Amo, con este amor de puta pues lo soy
y te llevo al infierno de la noche
y te enfrento a tus miedos extremos
y pongo allí sobre tu cama tu mayor fantasía
y te escribo un poema.

Amo, y sólo puedo hacerlo
con todo esto que soy yo
y no podés tomar sólo una parte
y mi voz te susurra y te grita,
más no temas,
es tan sólo un poema.

  [1] Los modernos. Dirección y Guión: Mauro Sarser Marcela Matta. Protagonistas: Noelia Campo  y Mauro Sarser. Uruguay 2016. Exhibición organizada por el Centro de Intercambio de APU. Junio 2017. Participaron en la mesa Marcela Matta, Mauro Sarser, Gabriela Pollak y Susana García

Para alquilar o comprar el film   “Los modernos” hay que poner en google:  Los modernos  Vimeo y allí indica la posibilidad de alquilarlo o comprarlo. https://vimeo.com/ondemand/losmodernos

[2]  Susana García:miembro titular de APU .e-mail: sgarvaz@gmail.com

[3] http://www.multitasker.com.uy/photo-album/marcela-matta/

[4] 2016. Entrevista de Federico Casal. Revista Film Montevideo

[5] 1999 E.H. Gombrich. La historia del Arte Phaidon Press Limited London UK

[6] Palabras de Gerardo Bleir en el film

[7] Revista citada Pág. 1

[8]  Marcela Matta, Muñeca, Yaugurú 2015​

http://cooltivarte.com/portal/marcela-matta-en-ronda-de-poetas-10-anos-en-el-cabo-polonio/

 

Suscripción

Suscríbase para recibir las últimas novedades de TEND directamente en su casilla de mail.

» Ir al formulario